En CityU trabajo para los futuros líderes de nuestro país: Javier Nieto

Por: José Daniel Corredor

En CityU trabajo para los futuros líderes de nuestro país

19Día

JanMes

2021Año

Hace 6 años, una valla publicitaria ubicada justo al frente de la estación de transmilenio de las aguas captó mi atención. "Aquí se construye la nueva cara del centro de Bogotá". Me causó curiosidad saber qué se construiría allí y, poco a poco, mientras frecuentaba el centro de Bogotá todos los días camino a la universidad, vi cómo se construyeron las tres torres de colores, una gama de azules y verdes que contrastan con el centro histórico, pero armonizan con los cerros orientales y el eje ambiental. Javier también vió la construcción de las torres, él era gerente de una compañía de servicios, ubicada justo al frente de este punto estratégico en el centro de la ciudad, y hacía una especialización en la Universidad de los Andes. Conocía la zona y conocía el proyecto. Un día, por medio de un net hunter, recibió la propuesta para ser el gerente de este nuevo concepto, de la primera ciudadela universitaria de Colombia y la más grande de Latinoamérica.

¿Gerente de qué? Seguramente esta pregunta pasó varias veces por la cabeza de Javier. El concepto de vivienda universitaria era algo nuevo en el país. Pero a pesar de la incertidumbre, y después de cinco entrevistas, fue seleccionado como el gerente de la unidad de negocios de viviendas de este nuevo proyecto: CityU. Así fue la llegada de Javier. Primero, como cabeza de las viviendas universitarias y, posteriormente, de todo el proyecto: viviendas, centro comercial y parqueaderos.

Después de un historial laboral en la banca y el sector financiero, como gerente de normalización de activos en Helm Bank, gerente del call center de recuperaciones de Colpatria y director nacional de operaciones de una compañía de servicios, su vida profesional sufrió un cambio de 180 grados. Un cambio total, así lo describe él. Un cambio que llegó después de 18 años de trabajar en un sector con modelos muy establecidos, con algo de innovación, pero bastante riguroso y regulado. Cansado de la presión del banco y de esperar un horizonte próximo fugaz: el cierre de mes. Sin importar si el mes anterior había cumplido con los indicadores, su preocupación debía ser el mes actual. Y así, volvía y empezaba cada mes. Era una presión que desgastaba mucho, una presión constante, diaria, que al final terminaba cansando.

"En la banca todo estaba establecido. En CityU muy poco. Aquí se innova todo el tiempo: CityU es un reto diario"

En ese momento, CityU aparece como una oportunidad de enfocar su carrera desde otra perspectiva. Él la describe como una oportunidad de trabajar en algo innovador y ligado a la educación. Fue un cambio radical de vida del cual tuvo muchas cosas que aprender. En la banca todo estaba establecido. En CityU muy poco. "Aquí se innova todo el tiempo: CityU es un reto diario", una frase que repite en las reuniones con los directores de las áreas de este proyecto. Además, resalta que uno de los grandes cambios y aprendizajes ha sido que, a pesar de que su concepto sea la cabeza de la organización, la opinión más importante viene de las personas que hacen el trabajo día a día y de los residentes. Pasó de una dinámica en la que se dan instrucciones y se ejecutan, a un aprendizaje constante y una retroalimentación cotidiana. Una dinámica de trabajo totalmente diferente.

A Javier le gustaría trabajar en una empresa de tecnología, donde frecuentemente se esté innovando, donde existan retos constantes y que lo que se implemente cambie muchas vidas. CityU no es una empresa de tecnología, pero él encuentra estas mismas ventajas en este proyecto, donde el trabajo del equipo de CityU aporta a lo que va a ser el futuro del país. Ese es el gran diferencial. Si bien en la banca se realiza una gestión que puede financiar y apoyar proyectos de gran impacto, en CityU se trabaja para los que van a ser los futuros líderes del país, los que van a desarrollar las nuevas empresas, los que van a gobernar y a manejar nuestro país en unos años. En CityU se siente que se está transformando el mundo, que está aportando a la gente.

"El escenario ideal de CityU es lograr que sea el punto de encuentro de los jóvenes, donde puedan desarrollar sus ideas para transformar el futuro del país (…) donde puedan encontrar sus futuros compañeros de vida"

Javier describe a CityU como un gran experimento, en el que convergen personas de muchas universidades que provienen de culturas diferentes, y no solo porque provienen de diferentes partes del mundo, también por la misma cultura de las universidades que es diferente. Esto hace a CityU un proyecto muy diverso, diverso en formas de pensamiento y en cultura, diverso en el tema de que la sociedad aprenda a aceptar la diferencia de los jóvenes. Para Javier el escenario ideal de CityU es lograr que sea el punto de encuentro de los jóvenes, donde puedan desarrollar sus ideas para transformar el futuro del país. Además, menciona que lo más importante es lograr lo que pasa alrededor del mundo en proyectos de housing como CityU: que se convierta en un lugar donde los jóvenes puedan encontrar a sus futuros compañeros de vida.

¿Qué se siente ser gerente de CityU? Javier lo describe como una gran responsabilidad sobre los hombros, pero también como una gran satisfacción. Así como hay días difíciles, con grandes retos, en los que él no está seguro si está tomando las decisiones correctas, hay días en los que ve los resultados de su trabajo y del trabajo de su equipo. Eso lo llena de satisfacción. Satisfacción que encuentra, por ejemplo, cuando escucha a un residente agradecido que se siente en familia, cuando el equipo de vida residencial organiza un evento y ve a los residentes felices disfrutándolo, cuando las ideas que surgen desde los diferentes equipos se llevan a cabo y tienen éxito. En esos momentos siente que está cambiando la vida de la gente. Ser gerente es un reto constante, que lo lleva a estrellarse constantemente con la realidad, pero que lo ha hecho tener capacidad de resiliencia para seguir trabajando y lograr que todos los objetivos se cumplan, dentro de ellos posicionar a CityU en el ámbito nacional e internacional. También siente mucha satisfacción cuando personas de otros países reconocen todo lo que se ha hecho y posicionan a CityU como un referente. Eso lo lleva a sentir que es la cabeza de algo que es único. Eso único que él describe como un hogar, tanto para los residentes, como para los equipos de trabajo.

“Si CityU logra convertirse en un referente cultural teniendo el cine como bandera, va a ser mucho más que un lugar de viviendas universitarias”

Le gusta montar bicicleta, hacer ejercicio, ir a cine, leer, viajar, caminar y compartir tiempo con sus hijos. Su hija mayor, que frecuenta CityU porque estudia muy cerca, y su hijo de 12 años que ve CityU como un lugar espectacular por las salas de videojuegos. Eso nos comparte Javier, después de sonreír al escuchar la pregunta: ¿qué haces cuando no estás en CityU? Una sonrisa que da a entender que CityU es parte importante de su vida y de su cotidianidad. Tan importante, que sueña con convertirlo en un referente cultural entorno al cine. Y este sueño tal vez esté ligado al deseo que tuvo Javier al salir del colegio, pues quiso estudiar cine, algo que no pudo cumplir y terminó estudiando administración. Sin embargo, reconoce que hoy en día, desde su posición, ha podido ayudar a las personas que hacen parte de este mundo y ha podido apostarle a proyectos de cine. Y es que considera que, si CityU logra convertirse en un referente cultural teniendo el cine como bandera, y apoyándose en las otras expresiones artísticas, va a ser mucho más que un lugar de viviendas universitarias o un centro comercial. 

CityU ha logrado convertirse en un referente arquitectónico, un referente de un concepto nuevo en el país y ahora le apuesta a ser un referente cultural para los jóvenes y las nuevas generaciones que le apuestan al arte. Javier es un creyente de que nuestro país necesita más cultura y más por los procesos que vive, un creyente de que entre más cultura tengan los jóvenes y puedan apropiarse de ella, tendremos un mejor país en el futuro. Este proyecto que años atrás prometió cambiar la cara del centro de Bogotá hoy promete cambiar la realidad del país tomando como bandera el cine, la cultura y el arte, todo esto en cabeza de una gran e inspirador líder: Javier Nieto.